Entre hermanos



Tristemente, hay personas que se quejan de la inversión que el estado nacional hace en los sectores más vulnerables de la sociedad. Dicen en voz alta o baja, según la ocasión, ¿Por qué a ellos que no hicieron nada para merecérselo y no a mí, que trabajo y pago impuestos y soy bueno y cumplo con todas las leyes? Son como hermanos quejándose de que al menor, que justo se lastimó, le compraron un helado. Eso son.  Papá, mamá, yo me lo merezco más, yo me porté bien, gimen. Son incapaces de ver al país, a la sociedad, como a un barco donde estamos metidos y en el que, o entramos todos, o nos hundimos. No se puede hacer un mega-country de buenos ciudadanos y dejar a los pobres y a los feos afuera, aunque algunos sugieren eso, a veces sin darse cuenta. Esos hermanos que tienen menos recursos económicos y sociales tienen que ser la prioridad sobre los que, por suerte, “pueden caminar solos” o con menos ayuda.  No quiere decir que el Estado no tenga que ocuparse de la clase media: tiene que ocuparse de los pequeños y medianos empresarios, de los cuentrapropistas, de los profesionales, de los trabajadores calificados, de los comerciantes. Para eso están la infraestructura, los subsidios a los servicios públicos, al transporte, las escuelas y universidades públicas y tantas otras cosas que damos por sentadas.

Es hora de que maduremos como sociedad y, en lugar  de evaluar la gestión de un gobierno según el modelo de auto que pudimos comprar mientras este sucedía o cuánto costaba el kilo de asado, nos preguntemos de qué manera podemos colaborar con la construcción de un país mejor.

por Daniela Allerbon

Anuncios

3 comentarios en “Entre hermanos

  1. Me encantó este post, creo que refleja perfectamente la indignación que sentimos todos al recibir esos mails de tenor “caprichoso” por parte de una clase media convencida de que quienes no tienen nada es porque no se han roto suficientemente el culo. O esta visión primitiva de que las contribuciones fiscales son una especie de caja de ahorro que debería servir solo para uno.
    Gracias por expresarlo de esta forma tan atinada!

  2. Yo tengo la suerte de tener un hermano y tengo aún más suerte de que me hayan enseñado y transmitido este concepto. Gracias Por compartir este pensamiento de una forma tan clara.

    Saludos a todos los del Grupo Choripán!

  3. Lo del grupo Choripán me encantó. Porque me gusta el “choripán” ante todo y porque me fortalece que los más jóvenes una y otra vez demuestren con acciones y pensamiento que saben muy bien dónde están parados -aunque muchos los quieran ver tambaleándose. Encontrarla a usted Allerbon fue una sorpresa producto de la causalidad. Vieja Peronista,más Peronista que vieja,sigo en la lucha como el primer día. Los de mi generación tuvimos que reinveitarnos qué le va a ser y muchos lo estamos logrando.Lo de hermanos qué quiere que le diga…todavía me cuesta pero siempre hay algún Judas en la familia.Un abrazo para ustedes y hasta la victoria desde luego.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s